La “salida civilizada” de uno de la progenitores del domicilio familiar durante el proceso de separación no puede perjudicarle a la hora de decidir a quién corresponde la custodia de los hijos. Esta reflexión que plantea el Tribunal Supremo en una sentencia reciente acaba con una situación habitual en los juzgados de familia, que suelen negar la custodia al padre o la madre que dejó la casa al entender que ha hecho “dejación” de su papel. “Esta sala no puede aceptar que la salida civilizada de uno de los progenitores de la vivienda familiar pueda calificarse jurídicamente como aceptación de la guarda y custodia por el otro progenitor”, advierten los jueces.

Publicado en noticias
Página 2 de 2